Principio Tetrapolar de surgimiento de la Materia
[ web creada el 13 agosto 2018 /// actualizada el 29 agosto ]

ÍNDICE.- Introducción /// Sistemas Numéricos /// Infinito, Ondas y Tetrapolaridad ////// Sistema numérico Maya /// El 20 en el Sistema numérico Maya /// Escenarios tetrapolares ///

Introducción:
 

* Toda manifestación en la vida "material" surge desde la Potencialidad inmanifestada al "estructurarse" la Integridad de una de sus infinitas peculiaridades.

** Tal estructuración consiste en 4 factores complementarios constituidos por 2 Valores de tendencias de acción divergentes y otros 2 de tendencia a la intervención conjunta.

*** Esta forma de conjugarse es lo que les hace posible permanecer en planos de Densidad.

**** Esa estructuración tetrapolar podemos contemplarla en lo que ocurre cuando un Rayo de Luz (indiferenciado) atraviesa un prisma, con el cual le es posible "romper" su Integridad para hacerse visible en los factores cromáticos a través de los cuales se hará manifiesto, para el propio desarrollo complejo de cada uno de ellos y su propia globalidad. Otro claro ejemplo lo consituye la Radiación de un Cuerpo radiactivo.



En las leyes que podemos observar en la Materia (imanes, espectro lumínico, radiaciones radiactivas,...) el Universo nos habla de cómo se rige Su Infinito: Todo es Vida mostrando la "peculiaridad" de sus infinitas Potencialidades Singulares dentro del proceso generador de Auto-Consciencia.



< < Subir a Inicio > >

En busca de un Sistema Numérico coherente con la Naturaleza:
 

Teniendo lo anterior presente y que más adelante desarrollo con detalles, enfoquémonos en un Sistema Numérico con base de la tetrapolaridad manifiesta y, al mismo tiempo, la consideración de su integridad, lo cual daría pie a un sistema con cuatro dígitos más la expresión de lo global o "integridades":
 

1) No existe la Unidad (1) por sí misma, sino en función de la Unicidad donde está integrada.

2) La Unicidad inmanifestada es el Cero (0) o Integridad.

3) La Unicidad se manifiesta al "romper" su Integridad mediante la "separación" diferenciada de los Elementos de la tetrapolaridad que la constituyen en su esencia más singular.

4) La Tetrapolaridad se hace manifiesta en la divergencia de "motivación" de sus elementos, que lo hacen en dos Polaridades complementarias.

5) Una de esas polaridades lo hace con la "intervención separada" de sus elementos.

6) La otra polaridad lo hace con la "intervención conjunta".

7) La intervención Conjunta da lugar al "Tercer elemento".

8) Cada elemento de una Polaridad tienen cualidad "antagónica" respeto de su "inverso" en la otra Polaridad. Cada elemento "antagónico" de la tetrapolaridad se sitúa en polaridades diferentes. La unión de inversos generaría su desintegración (regreso a la inmanifestación).

9) La combinación de "intervención separada" e "intervención conjunta" posibilita la "permanencia" en la manifestación.

10) No obstante las intervenciones divergentes de cada elemento, en sus esencias se mantiene la tendencia a la Integridad, razón por la cual se suscita la Gravitación Universal, de la que dan igualmente razón los Agujeros Negros.

11) De lo anterior podemos inferir que las unidades existenciales son 0, 1, 2, 3 y 4, en base a las cuales debería configurarse un Sistema de Numeración.

12) Los Sistemas numéricos hasta ahora utilizados se han hecho, supuestamente, en base a referencias anatómicas o físicas, salvo el Binario para la Informática. Debiera darse lugar al de base Cuatro, si bien con los números mencionados en el punto "11", por lo que sería un sistema Quinario (cinco elementos).

13) El Pentagrama podría ser su representación geométrica. No el Pentágono. El Pentagrama expresa 5 opciones, no 5 partes.

14) Las unidades expresadas con números distintos de los cinco mencionados son inexistentes como tales, sino en función de las unicidades manifiestas que consideremos, tal como ocurre en el espectro cromático de la Luz con los múltiples colores que no son los cuatro esenciales. Por tanto, deben considerarse visiones "parciales", complementados con otros existenciales no contemplados.

15) A nivel anatómico podría percibirse como los cinco dedos de una mano humana, con el pulgar unificador de los otros cuatro y, al mismo tiempo, indicador de "mucho" o "bueno" cuando se unen verticalmente con los extremos a la misma altura. También podemos asociarlo a la expresión de "Perfecto", tan extendida hoy día en modo de emoticono:

16) Este sistema de cuatro unidades más la global, puede justificar la experiencia de numeraciones "intuitivas" en poblaciones antiguas aisladas, donde podrían llegar contando hasta cuatro unidades, a partir de la cual lo siguiente sería "mucho".

17) La imagen que sigue es la de un Ábaco Soroban, para cálculos mentales, curiosamente compuesto por cuatro elementos por cada columna de Unidades, Decenas, Centenas, etc., de derecha a izquierda, con una ficha más en la parte superior (cinco en total). Las piezas de abajo valen una Unidad en su respectiva columna, y las de arriba tienen un valor de cinco (unidades, decenas, centenas, etc. , según en la columna que esté).


Su utiliza llevando las fichas correspondientes hacia la tablilla transversal interna:

 

Infinito, Ondas y Tetrapolaridad:

La Tetrapolaridad está representada en lo que llamamos expresión de "infinito". La siguiente imagen lo muestra. Y junto a ella, a la derecha, el significado que tiene en el diagrama de una Onda; ésta expresa las fases de expansión, declive e inversión de todo proceso, necesario para su "evolución":

Esto anterior es lo que viene a mostrar la imagen dinámica de la cabecera de esta página, allí referida a los cuatro elementos en los que se manifiesta el rompimiento de una singularidad para poderse hacer manifiesta, y que regresa posteriormente para recuperar su integridad, en lo cual vuelve a hacerse inmanifiesta.

Llevado a nuestras circunstancias humanas cotidianas el ciclo completo de este proceso de "onda", hablaría de lo que debemos tener presente para equilibrarnos entre lo que vivimos "fuera" y lo que vivimos "dentro". Cada una de las dos imágenes siguientes lo expresan:




 

Sistema numérico Maya:

Es interesante analizar aquí el Sistema Numérico Maya por cuanto tiene cierta analogía con lo que venimos expresando sobre cuatro elementos y uno más como global de los anteriores. Tal Sistema constituye esencialmente un instrumento para medir el tiempo y no para hacer cálculos matemáticos. Se basa en un máximo de 4 Puntos (de uno a cuatro) situados horizontalmente, y un quinto signo a modo de "guión" que unificaría los cuatro puntos: (he añadido al "guión", de manera que puedan percibirse, lo que podrían ser los cuatro puntos en su interior, para captar bien su sentido). A partir de ese quinto elemento, la siguiente "cifra" es el guión con un punto sobre él (sumarían 6) , y así hasta completar la segunda línea según muestra la siguiente imagen:


La tercera línea, del 11 al 15, se haría como la anterior. E igualmente la cuarta línea, pero al llegar al número 20 será diferente, como veremos más adelante.

En el Calendario Maya Tzolkin no existe el número "cero", pues su propósito es la cuenta de días y ciclos de estos ininterrumpidamente. No obstante, en su Sistema y para otros cálculos numéricos, sí concibieron el Cero, anticipándose a otras culturas, pero muy curiosamente trazado en lo que concebían de su significado, que no era la "ausencia" de algo (un círculo u óvalo vertical vacío en su interior "0" ), sino como la propia Física cuántica concibe del Vacío, que considera lleno de potencialidad (vacío cuántico) y no como expresión de Nada, la cual no existe como tal. Lo trataremos también más adelante.

Los días del calendario Tzolkin se denominan "kines" ("kin" en singular). No están representados "numéricamente" como nosotros consideramos la cuenta de días, sino que lo hacen por medio de glifos o figuras llamadas Sellos solares (con sus respectivos nombres), que si bien son 20 en total, lo forman 4 grupos de Razas de cinco sellos diferentes, y a cada Raza se le otorga un Color distinto (blanco, azul, amarillo y rojo). De esta manera, los 20 resultan 4 grupos de 5 elementos, donde uno de ellos hace de "iniciador" (de la cualidad de su Raza), como el propio Punto simple, y otro a modo de Guión o globalización final, es decir, constituyentes de Ciclos quinarios:

Los kines de cada grupo se combinan con los de los demás en relaciones de complementariedad diversa, por lo que no pueden considerarse como una relación "lineal" de kines (esto justificaría la condición de mero sistema vigesimal), sino con cualidades definidas en modo tetrapolar, de la que da razón su distribución cualitativa "circular" dividida en Cuadrantes (4 áreas). Esto da lugar a los 4 Clanes en los que se constituyen y que caracterizan el campo de sus "motivaciones" respectivas. Cada Clan lo forman 5 kines, uno de cada Raza menos los que se sitúan en los extremos de inicio y final del Clan, que son de la misma Raza. Las Razas se van combinando siempre de la misma forma progresiva lineal dentro del círculo.

Las figuras de a continuación muestran los componente de los diversos Clanes, entre los que surgen relaciones de Familia entre cada 4 kines situados horizontal y perpendicularmente entre ellos dentro del círculo global (por ejemplo, los dos situados en los extremos superiores y los dos de los extremos inferiores del círculo; o también los cuatro kines que tienen unos puntos a su alrededor -los centrales de cada cuadrante-; y de esta forma todos los demás):

   

Cada Kin tiene en una de las demás Razas un kin Antípoda, en otra Raza un kin Inverso, y en otra Raza un kin Análogo (todos ellos en Razas diferentes y combinándose de esa manera siempre las mismas Razas, es decir, que los Antípodas serán siempre entre Bancos y Amarillos o entre Azules y Rojos; los Inversos lo serán entre Blancos y Azules o entre Amarillos y Rojos; y los Análogos entre Blancos y Rojos o entre Azules y Amarillos).

El Calendario Tzolkin se forma con la combinación de los 20 Sellos solares y 13 Tonos. Los Tonos (conocidos como "lunares" o bien "galácticos") son los principios o funciones de la Naturaleza que aportan las energías relacionadas con el movimiento y los procesos creativos a pequena y gran escala. Son 13 y acompañan a los Sellos para activar sus cualidades y dar sentido al movimiento diario de los ciclos naturales. Los 13 Tonos definen el proceso creativo, desde el propósito u objetivo (tono 1) hasta su cumplimiento o final (tono 13), que puede ser tanto individual como grupal; es lo que se viene a llamar Onda Encantada, 13 frecuencias energéticas mostrando los pasos de cómo mover la energía de una manera ordenada y evolutiva. Se consideran divididos en 4 sectores consecutivos, enlazados a modo de espiral, cada uno con 4 elementos, menos el último que es individual, expresión de la trascendencia del sentido de la Onda. Se representan con la numeración de puntos y guiones del 1 al 13. Por ello, cada kin estará siempre acompañado por uno de los 13 Tonos.

El Cuadro que constituye al Tzolkin, llamado "Matriz armónica", donde se ubican los diversos kines para la cuenta de los días lo componen 260 casillas (20 líneas y 13 columnas). A la izquierda de la primera columna figuran dos más, una con el nombre del Sello solar que corresponde a los kines de cada Fila, y otra para el glifo del mismo. Los Tonos van aplicándose verticalmente por orden numérico sucesivo a cada kin, comenzando por la primera casilla superior izquierda (columna 1, línea 1). El Sello Solar número trece tendrá pues en la primera columna el Tono trece; siguiendo a éste, al Sello catorce le corresponderá el Tono uno, y así de nuevo se van aplicando los Tonos a los siguientes kines columna a columna hasta llegar al kin Nº 260, formado por el Sello veinte y el Tono 13. La siguiente imagen muestra todo lo anterior:

Observaremos que el cuadro anterior está todo dividido en 5 áreas de 52 kines cada una, marcadas con fondo de colores diferentes, existiendo en cada una de ellas cuatro grupos de Tonos (4 x 13 = 52). Son los denominados "Castillos". Cada uno de estos Castillos representan, como los propios Tonos, fases o ciclos progresivos diferentes del total del Tzolkin. El primero (aquí en rojo) representa el proceso de "Iniciación" (clarificar metas para este ciclo), el segundo el proceso de "Organización" (concretar qué necesitamos), el tercero de "Transformación" (tiempo de caos y cambio), el cuarto de "Dar" (utilizar las lecciones aprendidas), y el quinto de "Trascendencia" (dar cierre a este ciclo trascendiéndolo).

Los kines del Tzolkin guardan correspondencia con fechas concretas del calendario Gregoriano que nosotros utilizamos, las cuales podemos conocer mediante los Sincronarios existentes. Así como cada área del Tzolkin, definida como Castillo, es de 52 días, cada 52 años vuelve a repetirse de forma idéntica la sincronización entre calendario Tzolkin y calendario Gregoriano.

Todo lo anterior nos hace ver cómo en los Mayas están muy presentes las consideraciones cuaternarias y quinarias. Y vayamos ahora a los modos de su Sistema Numérico:

Tal como se apuntó en el tercer párrafo de este capítulo sobre el Sistema numérico Maya, vemos en la figura que sigue la expresión del Cero maya. En ella podemos apreciar cómo viene a ser un modo análogo al significado del "guión" expresión del cinco, pero aún con más significado gráfico, es decir, los cuatro elementos (espacio superior) "acunados" en un único elemento o factor, el que los engloba (espacio inferior). De esta manera, aunque trata de representar un Cero como no existencia, su significado es bien claro, la plenitud que se hace in-manifiesta:

En las pretensiones de conocer el Sistema Numérico Maya, se tiene entendido que es Vigesimal, es decir, de base 20, por cuanto que para los cálculos numéricos al margen del calendario se van utilizando reiteradamente, cuando así se requiera, de grupos de los 20 dígitos iniciales. En las expresiones numéricas del Tzolkin ya vimos que tan sólo se hace uso del "uno" hasta el "trece", aplicándolos a los Tonos. Ahora veremos cómo es en su completo numérico.

Los "numerales" o símbolos con los que se representan los diversos números, son los que ya expusimos para desde el 1 hasta el 19. Pero ahora tenemos que añadir el Cero como primero de ellos. Con él resultan ser 20 "dígitos". Para el "10" ya tenemos los dos guiones (5 + 5), y podríamos pensar que para el "20" debieran ser los 4 guiones (5 + 5 + 5 + 5), que darían un dígito más en su Sistema numérico (serían 21), pero en su lugar se crea un "segundo nivel numeral" con la unidad (un punto) en él, y un cero en el primer nivel. El punto (del segundo nivel) expresa un primer nivel completado, es decir, el número 20, al que se le añaden los dígitos del primer nivel, en este caso un cero, por lo que se mantiene en 20. Para el número 21 sería un primer nivel con un punto y un segundo nivel con un punto (20x1 + 1). Y así hasta llegar al número 39, con dígitos del 19 en el primer nivel, y un punto en el segundo (20x1 + 19). A partir del 39, el segundo nivel se incrementa en otro punto, con lo cual, dos puntos en el segundo nivel y un cero en el primero darán como significado el número 40 (20x2 + 0). Veámoslo en esta figura:

Para las decenas divisibles por 4 (y que den números enteros) como 20, 40, 60,... 100, 120,... 200, 220,... el numeral maya consistirá en una nueva secuencia de "segundo nivel" (comenzando por un punto) y un "cero" en el primer nivel, tal como hemos visto en la imagen anterior en su primera línea y hasta el número 39 de la segunda. Para el "40", el segundo nivel ya muestra 2 puntos (expresión de 20 x 2) y un cero en el primero.

De esta manera iremos teniendo por cada 20 números completados, una unidad más en el segundo nivel, y las unidades oportunas en el primero hasta llegar en éste a un máximo de 19.

En la siguiente imagen se muestra desde el 100 hasta el 200. Para los números entre el 100 y el 119, el segundo nivel tiene ya un guión (20 x 5), que sumándole el cero del primer nivel queda en 100. 104 son, pues, un guión en el segundo nivel y 4 puntos en el primero (20x5 + 4). 153 son 20x7 +13 (140 + 13).

Veamos ahora los numerales de números más elevados. Conforme se asciende de "niveles" por haberse completado los anteriores, el valor va multiplicándose por 20. En el primer nivel quedan las meras Unidades; en el segundo nivel hay que multiplicar por 20 el valor que exprese el numeral indicado en él; en el tercer nivel, el numeral lo multiplicaremos por 400 (20x20); los del cuarto nivel serán multiplicados por 8.000 (20x20x20). En el siguiente cuadro podemos ver el numeral del 10.000; si en lugar de un punto en el cuarto nivel tuviéramos dos puntos, y ceros en los otros tres niveles, indicaria que se trata del 16.000 (20x20x20 x 2 = 8000 x 2).

Algunos otros ejemplos: Una vez completado el segundo nivel con el 19 y el primer nivel con otros 19, tendremos 20x19 + 19 = 380 + 19 = 399. El siguiente número sería un numeral con un punto en un "tercer nivel", un cero como segundo nivel y otro cero como primer nivel: 20x20 + 0 + 0 = 400. El 412 sería igual, pero con dos guiones y dos puntos en el primer nivel (20x20 + 0 + 12). 600 sería un punto en el tercer nivel, 2 guiones (10) en el segundo y un cero en el primero [ (20x20 x 1) + (20x10) + 0 = 400 + 200 + 0 = 600 ].

Los numerales del segundo nivel expresan las veces que "20" se ha completado, por lo que tal numeral hay que multiplicarlo por 20 para hallar su correspondencia. Y de modo "análogo" en los demás niveles, según vimos en el cuadro anterior.

 

A pesar de que se concibe el Sistema numérico Maya como "vigesimal" (en base 20), considero que lo esencial de él es lo que quedó expresado aquí en primer lugar, de que su base esencial son CUATRO elementos más otro a modo de GLOBALIDAD. Éste último se muestra como CERO en lo que es la expresión del Sistema numérico para indicar "ausencia de algo específico". El GUIÓN (interpretado como 5), debiera verse como la Globalidad manifiesta, contraria al significado del numeral Cero (llamado "concha"), que es la Globalidad inmanifiesta.

Por tanto, considero que lo esencial de los Mayas para cuantificar las cosas, es su concepto de la Tetrapolaridad, que puede estar manifestada o no, como realmente ocurre con todos los valores del Universo, pudiendo tomarse en cuenta de maneras individuales o conjuntas. Esto es lo que trato de fundamentar con los ejemplos que he podido constatar de determinadas manifestaciones físicas y que muestro en lo que sigue de esta web.
 

El 20 en el Sistema numérico Maya:


Si analizamos el modo en que los mayas representan al número 20, nos damos cuenta de que no se quedaron en una mera Tetrapolaridad o cuatro Elementos, sino que consideraban la tetrapolaridad como un elemento en sí misma, la cual precisa de otras tres para completar la entidad colectiva base, es decir, 4 tetrapolaridades. El que no utilizaran como numeral del 20 los cuatro guiones, es porque tal número es en sí el primer Conjunto completo, la primera cifra equilibrada en sí misma, la Globalidad manifestada como Unicidad elemental o primaria.

El 20 representa a las 4 unidades básicas complementadas en el plano de la manifestación, que al estar completadas en sus respectivos conjuntos básicos, no pueden ya expresarse coherentemente como elementos disociados, sino en un Todo, razón por la cual su numeral es Un Punto en el segundo nivel (primer logro globalizado) y la expresión de una Potencialidad en el primero, expresado con su respectivo Cero.

Podríamos concebir esta Unicidad básica como el embrión de un Universo manifiesto. Cada elemento girando sobre el centro (luz de su esencia) de su Conjunto primario, al mismo tiempo que en torno a su elemento complementario. Y Todo girando sobre su Potencialidad, tal como ocurre en cada manifestación del Universo y que viene a llamarse, en el modo como se percibe, Agujero Negro.

Y para finalizar, exponer un cuadro de los Ciclos de Tiempo Maya:



< < Subir a Inicio > >

Cómo surge a la vida manifiesta todo cuanto en ella se expresa:
 

Tiene lugar a partir de "rompimientos" de la Integridad de Potencialidades inmersas en el Absoluto inmanifestado.

De cada rompimiento surge lo que será la estructura individual manifiesta, formada por 4 factores de tendencias contrapuestas-complementarias, que lo harán en la forma de extremos Polares, combinados de forma que les sea posible mantenerse en la manifestación de tales valores diferenciados, a fin de irlos cultivando o evolucionando hacia mayor complejidad de expresión manifiesta.

Es de esta manera como se "organizan" en una Dualidad que se expresa con valores divergentes, y otra Dualidad que se expresa con valores de convergencia. Ambas Dualidades resultan ser así de condición complementaria entre ellas.

No obstante, los valores que contiene cada una son los Contrapuestos o contradictorios de la otra, es decir, aquellos valores que aunándose con su contradictorio generarían la desintegración de sus manifestaciones, retornando a todos ellos a la condición de integridad, por tanto, sin posibilidades de manifestación, ya que ésta, la manifestación, tiene como objetivo la expresión de peculiaridades contenidas en la integridad, que en tal estado adquiere la condición de Potencial (potencialidad).

Requisito indispensable para el "mantenimiento manifiesto" es el principio de Interacción, a través del cual las múltiples tetrapolaridades que van surgiendo, mediante el Compartirse algunos de sus elementos con los de otras, posibilitando la dificultad de retorno a la Integridad, van generando desarrollos de experiencias estructurales, como es bien conocido en el área de elementos atómicos mediante los factores "electrónicos" de cada uno de ellos.

En estos, los átomos, sus protones y neutrones constituyen la dualidad aunada, y los electrones y neutrinos sus componentes motivados por la interacción "externa", es decir, con elementos de otras tetrapolaridades. Los fotones serán el resultado de emisiones de brotes de consciencia (luz) derivados de ciertos procesos de aquellas interacciones.

Cabe asociar a los Electrones con factores Sensoriales, por cuanto estos son los que motivan las interacciones atómicas.

El más claro ejemplo del que disponemos del surgimiento y estructuración tetrapolar nos lo aporta precisamente la Luz. Se trata del surgimiento de los factores Cromáticos del rayo de luz (integridad indiferenciada) al atravesar un prisma, a partir de lo cual los valores que conocemos como Violeta y Rojo se motivan por los factores de densidad prismáticos. El primero lo hace "desviándose" hacia lo más denso (por lo que su refracción es más amplia o expandida), y el segundo, de menos frecuencia vibratoria, lo hace hacia la menor densidad prismática; cada cual en coherencia con su potencial de interacción.

Los otros dos factores cromáticos, que denominamos Amarillo y Azul cian, contradictorios de los otros dos, Violeta y Rojo respectivamente, al tender a unificarse dando lugar al Verde y adquirir en ello mayor "coherencia", su refracción discurre entre los valores vibracionales o de longitudes de onda intermedias de aquellos otros polarizados hacia valores extremos.

Si bien el Espectro cromático puede ser observado a modo de una correlación "lineal" de valores ascendentes desde el Rojo al Violeta, su surgimiento embrionario es el expresado anteriormente, ya que todo surge estructurado en Simetrías axiales de valores antagónicos y complementarios. Si no fuera así, sería ilógico lo que ocurre entre valores "inversos axiales" de tal "escalera", donde lo Amarillo neutraliza al Violeta y lo Cian al Rojo, indistintamente, en cuento a radiaciones lumínicas cromáticas se refiere.

En los valores cromáticos de "pigmentos" (ocasionan la opacidad cromática hasta el negro), sabemos que la industria genera todo tipo de color combinando lo que desde esta opción que presento (criterio que ya presenté por el año 1992 en Valencia, en un Congreso nacional sobre el Color) vienen a ser colores simétricos, como lo son el Amarillo, el Cian y el Magenta (fucsia), tríada complementaria (antagónica) de la tríada de Colores Luz que antes mencioné, el Violeta, el Rojo y su "central" el Verde.

La amplificación de sus procesos "finales" hasta dar lugar a lo que se expresa como los 7 colores del arco iris, se genera por la conjugación de áreas intermedias adyacentes en la refracción amplificada, como es el caso del color Naranja y del Añil (netamente Azul).

Otra prueba más de tal Simetría estructural cromática y no de Linealidad, es la existencia del color Magenta, no presente en la refracción de un sólo rayo lumínico, pues requiere de aunarse los "extremos" polares (Violeta y Rojo) para que tenga lugar su manifestación. En los valores Luz podemos observarlo acercando dos espectros lumínicos, en lo que se superpongan un final Violeta con un principio Rojo de tal escala aparentemente lineal.

La primera siguiente imagen muestra lo que en párrafos anteriores he expresado:

 
 

El caso de las Radiaciones de los cuerpos radiactivos es otra prueba concluyente del surgimiento en Simetría, pues la radiación Beta tiene un proceso análogo al del color Violeta, de amplia refracción, motivándose hacia campos magnéticos positivos, y la radiación Alfa, de menor refracción, hacia los negativos, quedando la radiación Gamma con la coherencia propia del color Verde. Radiación que por la cualidad de su naturaleza surgida de una tetrapolaridad, está compuesta por dos valores radiactivos complementarios con tendencia a la unificación (y de ahí su gran poder de penetración), pero que por las características de tales radiaciones no es, como el caso de la radiación lumínica, tan fácil de concretar la cualidad diferenciada de los factores que la constituyen. Labor que dejo en manos de los Físicos implicados en tales menesteres.

Y por si todo esto de la "doble polaridad" de la que vengo hablando no fuera suficiente para aceptarla como principio vital del surgimiento de la materia, reflejo aquí también lo que ocurre en el campo de la Genética, donde la constitución del ADN es otra muestra clara de tal suceso universal.

Dos son los "pares de bases nitrogenadas" que dan realidad al ADN. Dos pares de moléculas que, guardando siempre el mismo modo de relacionarse entre sí, van dando lugar a lo que se conoce como la Doble Hélice o estructura del Ácido Desoxirribonucleico (ADN), la molécula de la herencia.

Dos tipos de moléculas (las Purinas y las Pirimidinas) que adoptan dos tipos de enlace químico, dan lugar a cuatro elementos diferentes. De las Purinas surgen la Adenina y la Guanina; y de las Pirimidinas surgen la Timina y la Citosina. Cada una de las moléculas de estos nuevos pares, se relaciona siempre con la misma del otro par, aunque puede invertir el orden en el que se muestra en la doble hélice. De esta manera, dan lugar a esa tetrapolaridad de la que vengo hablando en Física de la Luz y del Cerebro, ahora aplicada a la Genética.

La inversión de orden entre los polos de cada par de bases, es lo que debe intervenir en el sentido contrario de circulación que tiene cada una de las dos hélices (lo muestran las flechas), a pesar de la inversión de posición que cada par de bases puede tener con ambas hélices.

Estructuras formadas básica e internamente por individualidades (anillos) de 4C y 2N. En las Purinas, cada una de ellas está unida a otra similar pero con 1C menos, fruto del compartir otros 2 de ellos. Parten, pues, las Purinas, de una estructura Compartida. Las Pirimidinas intervienen sin Compartirse con vínculos internos.
* * Adenina: C5.H5.N5.O0 // Guanina: C5.H5.N5.O1 // Timina: C5.H6.N2.O2 // Citosina: C4.H5.N3.O1 //
* * El Carbono representa a la energía Física o Materia en sí; el Hidrógeno a la más sutil (lo etérico); el Oxígeno a la Emocional (calor); el Nitrógeno a la Mental (frío).
* * La Adenina (la más equilibrada en contenidos de C, H y N), al no "contener" Oxígeno, es el que menos contenido Emocional tiene, que precisamente se relaciona con la Timina, la de mayor contenido de Oxígeno (la de más energía Emocional) y menor de Nitrógeno (lo Mental). Tenemos entre ambas las interacciones de lo Mental y lo Emocional, respectivamente.
* * La Guanina, respecto de la Citosina, es más equilibrada en los componentes necesarios para la estructura corpórea, siendo la segunda la más desequilibrada, es decir, de menor cantidad de elementos necesarios para la expresión física. Nos encontramos pues, con ellas, con el factor Cuerpo Físico y Cuerpo Etérico, respectivamente.
* * * * Estas diferencias de cualificaciones de cada tipo de molécula incidirán en las cualidades psico-físicas de la persona en cuestión, según sean los componentes de su ADN.


También debemos considerar en esto de la constitución de Simetrías, la estructura de los diferentes Elementos químicos que aglutinamos en la Tabla Periódica, donde las composiciones electrónicas de los diferentes niveles de energía no se corresponden con la fórmula de estructuración lineal que expresa "2x(n2)", que desarrollado sería: [ 2x12=2x1=2 // 2x22= 2x4=8 // 2x32=2x9=18 // 2x42=2x16=32 // 2x52=2x25=50 // 2x62=2x36=72 // ... ], cosa la cual no es lo que sabemos ocurre, pues el número de electrones en el Elemento de mayor desarrollo a partir del cual surge su tendencia a la desintegración y dar lugar al primero y último de los gases nobles (Helio y Radón), que es el caso del Radio, muestra una perfecta estructura de Simetría en la configuración electrónica de sus diversos niveles: 2-8-18-32-18-8-2, que a raíz de algunos Elementos de más adelante en la Tabla, pareciera poderse llegar a la configuración de 2-8-18-32-32-18-8-2, pero sin que esté clarificado aún este asunto en los elementos logrados artificialmente, pero que de nuevo mostraría la tendencia a la formación Simétrica de sus energías, que es lo que aquí vengo a mostrar.

Y otra cuestión importante a considerar en esas estructuras electrónicas es el que todo se organiza en base a Dualidades polares y no de meras linealidades, por lo que la fórmula, por llamar de alguna manera a tales estructuraciones es la de:

Nivel 1.- Una unidad de una Dualidad: 1 x (2) = 2.
Nivel 2.- Dos unidades de dos Dualidades: 2 x (2+2) = 8.
Nivel 3.- Tres unidades de tres Dualidades: 3 x (2+2+2) = 18.
Nivel 4.- Cuatro unidades de cuatro Dualidades: 4 x (2+2+2+2) = 32.
Nivel 5.- Tres unidades de tres Dualidades: 3 x (2+2+2) = 18.
Nivel 6.- Dos unidades de dos Dualidades: 2 x (2+2) = 8.
Nivel 7.- Una unidad de una Dualidad: 1 x (2) = 2.
tendentes en su conjunto a equilibrarse en sus extremos polares, es decir, que el nivel 1, de una Dualidad, se complementa y equilibra con la otra Dualidad extrema, de también una Dualidad, y así todos los demás de esa estructuración en Simetría.

Su representación gráfica es la siguiente, que en el caso de considerar un nivel 8, sería el que expresa la imagen tercera:





Todo, pues, está regido por leyes de Simetría, no linealidades, donde se incluye el cuerpo humano (tronco-cabeza) y hasta el propio cerebro en los valores desarrollados por sus hemisferios, regidos por la simetría vertical corpórea y sus especializaciones viscerales.

Los surgimientos tetrapolares formados por factores polares estructurados de formas divergentes y de formas aunadas, es lo que constituye a todo elemento de la vida manifestada, siendo las tendencias hacia la divergencia las que motivan los movimientos de Traslación Universalmente considerados, en la búsqueda de interacciones, y las tendencias de unificación o de intervención conjunta, los movimientos de Rotación que todo ente manifiesto desarrolla, de cuya expresión más clara es la que expresa el círculo Yin-Yang oriental, a modo de lo que ocurre en los átomos más elementales entre el Protón y el Neutrón, o como en los sistemas estelares dobles.

Y en todo ello, la tendencia al regreso a la Integridad, de significación inmanifiesta, es lo que origina la Gravitación "en este sistema vivo" que es el Universo manifestado y que ocurre en torno a los Agujeros Negros que en toda estructura manifiesta se contiene, desde la mera individualidad hasta las propias galaxias.

Así pues, la Gravitación, hecho o circunstancia universal, surge desde el mismo momento en que se suscita el "rompimiento" de cada Integridad que componen el infinito de posibilidades de la Plena Potencialidad. Rompimiento o tetradesdoblamiento de cada Valor constituyente que hace posible la "interacción de integridades" y que genera la Evolución del propio Infinito, logrado a través de la manifestación de sus componentes, precisada de factores de densidad que motiva la Dualidad o gama de valores que se contraponen.

Tras ese rompimiento o perturbación, la propia tendencia de sus elementos a regresar al estado de integridad o plenitud, es lo que genera la Gravitación, especialmente entre dos de sus componentes esenciales, pero que se mantienen en la manifestación debido a la interacción o coparticipación a la que dan lugar los otros dos, haciendo posible el "retardo" de dicha desintegración o regreso al estado de inmanifestación. Para la desintegración, cada elemento precisa de su polaridad contrapuesta, que es la que se combina en ese Tercer elemento, por lo que hasta que no se disuelva tal "alianza", la gravitación permanece.

De todo esto toma sentido la Gravitación, la Interacción y el sentido Evolutivo de todos los factores que contiene lo Absoluto, en el cual se desarrollan como Individualidades "peculiares" hasta alcanzar el desarrollo de su propia Consciencia. La fuerza de Gravedad, pues, tan experimentada pero al mismo tiempo tan enigmática, muestra la realidad esencial que subyace en el fondo de toda manifestación, de tender al nivel armónico de la Integridad.


< < Subir a Inicio > >

* * * * *