< < Ir al PORTAL de esta Web > >


 
TAROT de Rider:
Cómo situarnos
ante las Cartas

Por Angel Baña
* * * Última actualización: 1 Dic. 2008 * * *

Esta web contiene sólo los conceptos o criterios
que debemos tener en cuenta a la hora de abordar el Tarot.
Desde los Links que se indican a continuación, se accede a cada una de
las dos Web existentes con los contenidos que expresa cada uno de ellos:

* Web de desarrollo de los Arcanos Mayores *
* Web de desarrollo de los Arcanos Menores *

Debemos aprender a percibir el Tarot, no como un Arte Adivinatorio, sino más bien como una Herramienta de Autoconocimiento, a través de la cual ir reconociendo las diferentes facetas de nuestra condición Humana, para saber de nuestras tendencias actuales y lo que podemos ir aspirando a desarrollar o superar.


CONSIDERACIONES sobre el Tarot:

          Lo más importante no es lo que "hay" en las cartas, sino lo que somos capaces de "ver" en ellas.
          El trabajo con las cartas puede compararse, en cierto modo, con la asistencia a un Gimnasio: Desarrollar lo que está latente dentro de nosotros, en función de la cantidad de esfuerzo y trabajo invertidos en tal desarrollo.
          Podremos preguntarnos lo siguiente: «¿No es preciso ser muy psíquico para leer las cartas?».
          Lo cierto es que, al trabajar con las cartas, sacaremos a la luz nuestro propio potencial psíquico y lo activaremos mucho más de lo que en principio podíamos imaginar. Así, el trabajo con las cartas nos llevará a ser más intuitivos con respecto a la vida en general y más perceptivos de nosotros mismos y de los demás.
          El desarrollo de nuestros Sentidos corporales (vista, oído, olfato,...) puede ir más allá de lo que estamos acostumbrados a esperar de ellos, y en el Tarot la Visión se convierte en estímulo principal de la intervención de las glándulas internas que perciben de otros planos de la realidad, donde no son las "formas" de lo acostumbrado en lo material lo que contiene valor informativo, sino vibraciones de energía que llevan en sí datos, aspectos y circunstancias de donde fluyen lo que en nuestros conceptos materiales conlleva otro tipo de manifestación; datos que al llegar a nuestra conciencia aparecen como "flases" o relámpagos de información que debemos darles luego el contenido de palabras que lo traduzcan a nuestro modo habitual de comunicación.
          Esos flases o "paquetes de energía informativa", necesitada posteriormente de tiempo y espacio (palabras) para plasmarla como comunicación oral, son los modos propios de la telepatía, que suele funcionar internamente en cada individuo, pero sin desarrollo entre ellos.

          Cuando nos "asomamos" al posible significado de una Carta, en ello va a influir lo que en nosotros tengamos de experiencia en las diversas posibilidades del sentido de aquella, es decir, que veremos con facilidad lo que ella puede mostrar sobre lo que tenemos experiencia que pueda ocurrir o vivirse. Mas resultará oculto a nuestro sentir sobre ella, o dificultoso de aceptar, aquello que no haya pasado por nuestra experiencia, es decir, que no esté en nosotros cultivado.
          Como ejemplo de esto pongo lo siguiente: La Carta de "El Loco", que tiene los números "0" y "22" al mismo tiempo, expresa puede ser considerado como "Irresponsabilidad" o despreocupación en su caminar por la vida, y como "Confianza" en que puede caminar sin condicionante alguno porque sabe que algo de su interior le conducirá hacia lo más oportuno. Si no hemos vivido esta segunda opción sabiendo que la vida ofrece esa posibilidad cuando nos trabajamos suficientemente nuestros estados internos, nos costará trabajo concebir la Carta del Loco como ese Arcano 22 que ha sabido trascender los condicionantes sociales y personales tradicionales, y sí concebir de dicha Carta lo propio del Arcano Cero, con despreocupación de sí y de los posibles itinerarios de su vida.
          Y Esta misma consideración de lo que podemos alcanzar a "ver" en una carta nos puede servir para cuando tratamos de meditar sobre nosotros mismos, situados ante una carta concreta. Me explico: Si ponemos ante nosotros una Carta y tratamos de percibir todo lo que la misma nos puede decir, anotando todo lo que nos viene a la mente sobre ella, podemos ver qué otros aspectos de la misma, según lo que se difunde de sus diversos significados, no hemos cultivado en nosotros, pues es lo que "no veremos" desde nosotros en aquella, y será quizás algo que debamos tratar de desarrollar en nuestra personalidad si aquello lo consideramos oportuno en lo que buscamos alcanzar de equilibrio en nosotros.

          Las cartas representan importantes y diversos aspectos de la vida y muestran lo que podemos aprender de nuestra condición humana. Y «trabajar con el Tarot» no significa, necesariamente, leer las cartas a otras personas; podemos utilizar sus símbolos como "detonadores" que nos permiten hacer nuevos descubrimientos sobre nuestra vida.
          Para ser eficaces al sacar cartas para nosotros mismos, es importante lo hagamos desprovistos de expectativas o deseos, sino relajando la mente y la emoción, para que las cartas y el propio significado que brote de ellas hacia nuestra conciencia, sea lo más real y oportuno posible en lo que en ellas está el aportarnos.
          Utilizado de esta manera el Tarot, es un complemento muy interesante de la Meditación, donde poder ir cultivando la percepción de aquello que tenemos que ir reconsiderando de nuestra vida, que de otro modo, sin la ayuda del factor visual de los posibles significados de las cartas, nos resultaría más dificultoso.
          Puede ocurrir que la lectura nos manifieste aquello que ya sabíamos que deberíamos hacer pero que necesitábamos una confirmación o empuje, o que nos hable de algo que creíamos había sido ya superado pero que aún se encuentra precisado de solucionar o superar definitivamente. Y no tiene por qué mostrar sobre aquello que esperábamos nos hable, sino que es frecuente aparezca algo con más importancia a considerar en el momento presente. Una cosa es lo que trata de protagonizar nuestro deseo, y otra lo que realmente se mueve con fuerza en el interior de nuestro Ser.

          No pongamos la finalidad del Tarot en saber de nuestro Futuro, sino en que muestren nuestra actitud Presente, sobre la que realmente debemos intervenir para que el Futuro sea más oportuno en lo que esperamos de nuestra Vida.
          Cuando ponemos las miras en el Futuro sin aplicarnos a considerar nuestra actitud presente, ese Futuro no será más que una Posibilidad entre varias, dependiendo de aquello que vamos concretando cada Hoy. Así pues, el Futuro no es "algo por llegar", sino lo resultante de nuestro Presente.

          Al ir a interpretar una tirada de cartas, no traigamos a la mente el significado literal que hayamos aprendido de ellas, sino situando la mente en un punto de relajación mientras contemplamos las cartas, para que en lugar de "interpretarlas nosotros", sean "ellas las que nos digan de sí mismas", en lo cual no va ya a intervenir cada carta específica, sino lo que un grupo de ellas hace aflorar.
          En ese tiempo que damos a la contemplación pasiva (sin expectativas) se nos va desarrollando la "capacidad receptiva" o intuitiva, complemento importante de la racionalidad, pero de cauces y aportaciones bien diferentes, que nunca debemos ver como contradictorias si sabemos apreciar la complementariedad que tienen.
          Mientras barajamos las cartas, metámonos en el sentimiento de aquello sobre lo que deseamos nos hablen, y en la confianza de que la profundidad de nuestro sentir hacia aquello es lo que abrirá nuestra percepción posterior. No es tan importante en sí la insistencia con la que las barajamos, como la actitud de nuestra mente en la situación a considerar. Una misma circunstancia puede ser expresada con una combinación diferente de cartas. No obstante, concluyamos de barajarlas cuando sintamos debemos hacerlo.
          Si estamos consultando el Tarot sobre otra persona, es importante que la energía de ésta esté presente, bien por su presencia física, o bien desde su sentimiento de estar en la aceptación de nuestra consulta. Y de igual manera es importante su confianza en lo que se está haciendo, ya que se interviene en el montante o conjunto de energías que se mueven al respecto. La aceptación de lo que deba manifestarse sobre ella, aporta coherencia y eficacia al resultado de lo consultado.

          Respecto a lo que es costumbre de dar un sentido opuesto al significado de las cartas que al ponerlas "caen" invertidas (boca abajo), opino que no ha lugar para tal forma de interpretación, aunque seamos capaces de sacar de ello algún sentido práctico.
          Todas las opciones de actitudes y situaciones están consideradas en sus respectivas cartas, y el hecho de una inversión no lo considero más que una falta de orden o cuidado en el uso de la Baraja. Desorden que solemos justificar en la rapidez de recogida de las cartas echadas o por el modo de barajarlas o mezclarlas tras ser echadas y leídas.




NOTA final:
          Si ves oportuno compartir conmigo alguna modificación o ampliación que hagas de lo que tratan estas web de Tarot, puedes enviármela al correo o indicarme a través de él dónde puedo acceder a ello. Podremos comentarla a través del correo.

Que la Paz sea en tu Corazón
y la Luz en tu Discernimiento.


* * * * *