< < Ir al PORTAL de esta Web > >


[ creada el 11 marzo 2017 ]
[ revidasa el 17 marzo 2017 ]

Proceso de la Consciencia


ÍNDICE:
* * Proceso de la Consciencia ///

Para comprender lo que en esta página se expone es importante haber leído el contenido de la página "Estructura de la Conciencia", pues informo aquí de un matiz de ésta, consistente en qué función realmente cubre dicha estructura.

En la imagen que sigue muestro el esquema de tal Proceso. Tras ella, lo desarrollo literalmente.

Los modos en que se "sitúan" los 4 Elementos que constituyen la Estructura de la Conciencia lo expresa la imagen de la izquierda. Ellos son el Cuerpo Astral, el Cuerpo Físico, el Cuerpo Sensorial y el Cuerpo Mental. Los gráficos de la derecha muestran las opciones de lo que a continuación expongo:

El primero de los Cuerpos, el Astral, por la función que cubre en su "acoplamiento" con el Cuerpo Físico, es el que "inserta" en la estructura celular de éste la Energía que "canaliza" del Sol. A partir de aquí puede ocurrir diversidad de sucesos, en función de la aplicación o proyección que el individuo haga de esa Energía, indiferenciada o neutral en su primera instancia.

Si la proyecta hacia su Cuerpo Sensorial, éste tiene la capacidad de absorberla del Físico y aplicarla en la función que tales factores sensoriales pueden desempeñar en el individuo). Pero si queda ahí, en el Sensorial, sin pasar información al Cuerpo Mental para la oportuna información de lo que viene a significar para la estructura global de la persona, dicha Energía se transformará en Energía Emocional, con cuya cualidad o apelativo saldrá a nutrir la Atmósfera Colectiva. Condición de transformación de la energía solar que alimentan las actitudes de gula de los diversos sentidos (no sólo está la gula relacionada con lo digestivo)

Existe también la opción, bastante frecuente y que ha dado origen al importante error de enfoque de la faceta Mental humana, de llevarla directamente del Cuerpo Físico hacia la "actitud pensante", de donde ha surgido el criterio de "cotorra incesante" en el modo de pensamientos que no paran de mostrarse en la mente. Esta opción de enfoque de la Energía, neutra en sí misma en origen, como antes dije, seguirá nutriendo la inercia Pensante sin toma real de Consciencia de lo que genera tal "proceso mental", que deberíamos decir más bien "proceso energético", pues se trata del modo en que se invierte la Energía vital que recibe el individuo.

La tercera opción es la que tiene como Objetivo la existencia de la Estructura de Conciencia, que no es ni más ni menos que "la conversión en Energía de Consciencia de la Energía neutra vitalizante que la entidad encarnada recibe del Sol", del que dependen todas las formas de vida que se manifiestan en su Sistema.

Al utilizar la expresión "su Sistema" me viene a la mente algo análogo que ocurre en las áreas Sociales cuando calificamos de incorrecto el Sistema social en que vivimos, dirigido por leyes que poco tienen que ver con el cometido realmente Humano (álmico). Pero es que en el propio Sistema del "modus operandi" del sujeto, es el propio individuo el que tergiversa igualmente el cometido de su propio Sistema, llevando la Energía hacia una aplicación que igualmente rompe el objetivo del Sistema esencial, llevando al caos a los procesos de consciencia. Con esto vemos una vez más que "como es dentro es fuera". Así que... no nos quejemos de los Sistemas sociales si en el nuestro interno estamos ejerciendo la misma aberración.

La tercera opción a la que me refería es la que muestra la opción segunda de las imágenes de la derecha. Se trata de llevar inicialmente esa Energía al Cuerpo Sensorial para la generación de Sensaciones que aporten alguna información al Cuerpo Mental de la razón de las mismas y lo que vienen a decir de aquello que las genera y el efecto que en nosotros tiene. Es decir, ir desarrollando factores de Conciencia generadores de Discernimiento que posibiliten al Cuerpo Mental informar de lo generado en el sujeto o de hacia dónde lo conduce tal sensación. Y esa Sensación puede incluso llegar a ser de Quietud, de Serenidad (o lo contrario), de Silencio o de Vacío, y no solamente de factores de placer o desagrado (cito esto como puntos extremos de una gama inmensa de calificaciones posibles).

Es importante también, para desarrollar el dominio de la Energía vital y "conducirla a estados de Consciencia", que nos ejercitemos en la "Conciencia del Cuerpo" mediante ejercicios físicos que nos hagan conscientes de todo lo que ocurre en nuestras articulaciones y musculatura, así como en los modos a los que nos lleva en la Respiración y en nuestro pulso Cardiaco. Sin mucha Conciencia del Cuerpo, poco control eficaz tendremos sobre la Energía, disparándosenos entonces con facilidad hacia la forma de Pensamientos, pues si no la sabemos mantener en lo más cercano y palpable, en el nivel de la Mente será ella la que nos conduzca y desajuste, tanto en los estados de ánimo como en la conciencia en sí misma.

Algo trascendente de lo que podemos llegar a concienciarnos con el ejercitarnos en la "sutileza de nuestras percepciones", es el que podemos alcanzar un estado de plenitud cuando nos percibimos en la conciencia de Vacío, donde sólo hay Silencio por así decirlo y ninguna motivación o inducción que nos mueva hacia algo o nos aporte algo, no obstante ser realmente beneficiosa tal Quietud. Es a partir de aquí como podemos darnos cuenta de que lo que alcanzamos a expresar cuando estamos en cualquier actividad, es gracias a la Interacción que generamos con las demás personas y circunstancias hacia las que nos enfocamos.

Con tal conocimiento de la experiencia de Vacío y la de las Interacciones, podemos entender cómo todo lo que se genera entre dos individuos (simplificando el análisis de las interacciones), se genera gracias a la Energía que en su acción conjunta ponen en común, hasta tal punto de que si el que se supone que está escuchando enfoca internamente su Pensamiento (la energía que recibe en ese momento y que está invirtiendo en el acto pensante de la escucha) hacia otro asunto del que tramaban conjuntamente, la idea global que desarrollara el que estuviera hablando, al desaparecer del campo común el aporte energético (de cualidad "dialéctica") del que escuchaba, se pierde gran capacidad del proceso mental que se estaba elaborando, y es fácil que se desvaríe o se sienta perdido en el rumbo que le estaba dando a sus expresiones. Esto no tiene por qué ocurrir si quien habla está echando mano de una actitud Memorística, diferente a la posibilidad Creativa dialéctica.

Y de igual forma se distorsiona la eficacia de una dialéctica (comunicación), cuando el que escucha no está abierto a la comprensión de lo que expresa el que habla, sino que su energía pensante la mantiene o proyecta en lo que sería la respuesta a dar a lo que el otro expresa, sin llegar incluso a darle tiempo a que exponga lo que pretende transmitirnos, por lo que incluso ni nosotros mismos captaremos bien lo que se nos trata de decir, ya que no estamos en la escucha (receptividad sensitiva), y no nos puede llegar el fundamento o verdad que pudiera contener.

El estar en estado receptivo no quiere decir que nos estemos dejando influir por lo que se nos dice, sino que le estamos dando la oportunidad al otro de que se exprese en plenitud gracias a lo que de potencial energético estamos generando entre ambos, para que una vez termine su exposición, podamos recuperar la capacidad de expresar de nosotros desde lo que fueran nuestros propios criterios, pero ahora pudiendo percibir desde ellos la utilidad que pudiera o no tener lo que se nos ha dicho. Es decir, que nuestro silencio y receptividad no daña nuestro parecer, sino que nos hace contar con más elementos de juicio a la hora de tener que intervenir sobre lo que se está exponiendo.

Lo importante de todo esto anterior de las experiencias del Vacío y de las Interacciones, lo expongo en el Vídeo al que puedes acceder desde el siguiente link (el propio título del Vídeo), fruto de una experiencia que tuve en tal estado de percepción interna de la realidad que se operaba en mí: "¿Soy el que Soy ... o lo creo ser?".

Ante la actitud tan generalizada de que los Pensamientos son algo que dimana de nuestro propio ente Pensantela Mente!), y la dificultad o falta de habilidad para llevar ese proceso hacia otro cometido, es por lo que para comenzar a reconducirla debidamente se sugieren las técnicas de estar atentos a cómo Respiramos, a través de lo cual enfocamos nuestra Conciencia hacia las diversas percepciones que pueden tener lugar en ello. Y de ahí ir avanzando en el enfoque a cada vez más variado tipo de percepción, como por ejemplo: cómo nos sentimos miestras estamos atentos a cómo respiramos; cómo nos sentimos al constatar que mientras estamos atentos a factores que surgen de la atención respiratoria, los Pensamientos comienzan a perder protagonismo; a que en esa práctica podemos llegar a sentirnos muy relajados (han desaparecido los pensamientos, generalmente de pre-ocupaciones, de estrés, etc.) e incluso con cierta paz interior.

Y es de esta manera como lograremos darnos cuenta de que teníamos mal calatogada la función de la Mente, tratando de "anularla" no solamente como actitud pensante, sino como interventora en nuestros procesos humanos trascendentes. "TODO", absolutamente todo, puede llegar a ser comprensible si cultivamos debidamente, en amplitud y profundidad, los elementos de la Estructura de Conciencia que Somos, para lo cual considero importantísimo que sepamos igualmente cultivar debidamente la estructura Corporal, pues ésta es el soporte tangible que tenemos de cómo está estructurada la posibilidad de intervención de lo Sensorial y lo Mental (sus otros Cuerpos complementarios). Vuelvo a decir que el Cuerpo no es algo "ajeno" a la Mente, ni mucho menos, o como hoy mismo leí por la Red, de que es un lastre para el Alma. Es el modo en que la Mente, la Mente de cada cual, se hace manifiesta a los Sentidos corporales, es decir, a los sensores del Cuerpo Sensorial, para que el Cuerpo Mental pueda ser abordado con la eficacia que resulta imposible desde las meras consideraciones psicológicas o filosóficas a las que tanto acudimos por ignorar la razón del cuerpo y el significado Mental de cada una de sus vísceras y estructuras.

En esto de la importancia de la condición del Cuerpo Mental que precisamos para que lo que destilemos de Consciencia sea de alto valor, o al menos que trascienda nuestras inercias anteriores, es importante consideremos el papel que en todo lo trascendente juega la Energía Sexual, al margen de que pueda ser considerada mundana o sagrada y posibilitar conexiones importante entre Seres Complementarios, pues suele ser generalmente el cauce de fuga o dispersión del Potencial Creativo y Transformador de nuestra condición Humana.

Sabed que la Energía Sexual tiene la función esencial que he comentado, de auto regeneración, aunque se perciba (cuando la sentimos notoriamente) como inductora de actos sexuales, que sabiéndolos "trascender" nos posibilitan logros en nuestra personalidad y en nuestras obras muy dignos de ser considerados, sobre todo en aquellas personas que precisan superar adicciones, debilidades de carácter, necesidad de cambio de situaciones diversas, y un largo etc., e igualmente en el caso que nos ocupa de hacer posible un Cuerpo Mental de considerable trascendencia.

Deberíamos saber captar en su plenitud el sentido que la Naturaleza infunde a esa energía, que es la de "Generación y Regeneración", pues perdiendo este norte, tendemos a derivar todo hacia la "dispersión" mediante la "evasión" de la responsabilidad en nuestro esencial cometido humano, dando por esta vía a la Energía vital un gran enfoque hacia el Cuerpo Sensorial con muy pocas posibilidades de que intervenga en ello un proceso Consciencial trascendente y, como contrapartida, generamos un debilitamiento del factor Conciencia del Cuerpo Mental.

No es el cauce liberador de la represión de la Personalidad, como la Psicología se ocupó de hacernos creer, sino el cauce de su deterioro y su mantenimiento en la sumisión a los Sistemas sociales represivos.

Por ser el medio a través del cual más energía Emocional mueve entre dos individuos, resulta ser el factor de influencia recíproca más potente entre ellos, al margen de que los fluidos sexuales lleguen del uno al otro, pues sus energías traspasan los elementos que pretendan preservar de embarazos o transmisiones de cualquier orden. Los Canales Emocionales que se establecen entre las personas (sean de amor o de odio) son los Cauces a través de los cuales pueden transitar libremente los valores personales de unas a otras. Lo que vengo a llamar "trasvases" de valores potenciales (físicos y psíquicos) de la Personalidad.

Y para terminar en este primer esbozo del "Proceso de la Consciencia" a partir de la "Estructura de Conciencia" que genera el Alma para su intervención y utilidad de manifestación en los planos de Densidad donde se hace posible el Discernimiento (por las leyes Tetra-Duales que lo rigen), decir que nuestra función es la de "convertir en Energía de Consciencia la Energía que recibimos como alentadora de nuestro proceso vital encarnado". Esto lo podemos considerar de forma análoga a como el Reino Vegetal hace con los factores "terrenos" hacia cada vez más sutileza de los mismos, a fin de ir posibilitando mayores posibilidades de sutileza en los Reinos posteriores de la evolución global terrestre. Es nuestro caso es para "hacer posible materializar la Consciencia álmica en el modo de Conciencia terrena".

Angel Baña (11 marzo 2017, 23:42 h.)


< < Subir a Inicio > >

* * * * *