< < Ir al PORTAL de esta Web > >

[ actualizada el 17 agosto 2017 ]

Cuerpo Astral - concreciones -


ÍNDICE:
* * De experiencias en el Astral /// De utilidad sobre el Astral y el Físico /// Principio Primero del Kybalión /// * *

De experiencias en el Astral

De lo que me ha sido informado por personas con experiencias conscientes en el astral, creo haber sacado importante información de lo que ocurre en el astral en contraposición de lo que ocurre en la conciencia del cuerpo. Y sobre esto quiero compartir algo:

He concebido la importancia de los Pies en este plano físico, precisamente de lo que carecen (no "tienen" pies) en los modos de mostrarse los espíritus que han desencarnado (a diferencia de los que aún no desencarnaron pero que están por el astral).

En el astral se desplazan todos "con el pensamiento", por lo cual parece ser que los seres desencarnados ya no presentan lo que allá no tiene sentido. Los no desencarnados, como es algo de su cotidiano, tiene sentido que se los perciban. No obstante muestran Boca, a pesar de que no hablan (lo hacen telepáticamente, desde el pensamiento igualmente), y si pretenden comer, lo hacen, pero según parece no perciben el alimento que ingieren, sino a modo de deshacérsele en la boca. Esto de la boca no sé si la muestran los desencarnados.

Lo de los pies me hace entender la importancia que tienen en lo físico las "distancias", las separaciones entre las cosas, pues es lo que desarrolla el Discernimiento, en base a las Polaridades contrapuestas que genera el distanciamiento de lo que sea, así como el "camino" que se crea o discurre entre lo distante. Y es precisamente "falta de discernimiento o razón de lo que viven en el astral" lo que he observado en este tipo de personas que salen hacia él de manera consciente. Los que no salimos conscientes podemos mantener (si lo tuviéramos) la capacidad de discernir y no solamente de ver las cosas con criterio de "diferentes", sin profundizar en la razón de las diferencias. Esa dificultad a discernir es lo que a nivel fisiológico siempre asocié a la no correcta funcionalidad del hígado, órgano esencial en el discernimiento (organización, clasificación, estructuración,...) y que con frecuentes salidas astrales conscientes tiende a deteriorarse.

Todo esto me ha recordado la importancia que desde hace muchos años vengo dando a los modos "correctos" de andar, siendo conscientes de que nos "impulsamos" con la parte anterior del pie que va quedando detrás, con apoyo concreto de la base de los pulgares (no de lo lateral del pie). La consciencia de los pies potencia mucho la Consciencia global. Ahora concibo con más claridad la importancia de esa ejercitación para potenciar la Consciencia, pues es una "herramienta" única del plano físico, al igual que las Manos, que debe ser algo (las manos) que no se usa tanto en el astral, pues las creaciones surgen generalmente desde la mente (lo que se piensa). Y ya que surgen las manos, con ellas aparece la importancia del "sentir" del tacto, que aunque originariamente surgiera en los labios (cuando nacemos) (todos los Sentidos se sitúan como origen en la cabeza), las manos terminan por acaparar mucho protagonismo, si la persona lo cultiva, pues hay muchas que poco sensibles las tienen.

Y de las manos pasamos al sentir corporal, el cuerpo a cuerpo, donde se puede activar la percepción de la integridad de la persona. Con esto comprendo, en mi camino de desarrollar de consciencia, lo que me he aplicado a los masajes corporales, con los que podía llegar a percibir (y poder tratar) problemas internos de las personas. No sé cómo es el uso de las manos en el astral, pero parece ser que cuando dos cuerpos se abrazan casi no se perciben; algo así como que se saben acercados, pero no hay ese sentir al otro, ya que en cierto modo se interpenetran al no haber factor limitante de espacio (corporalidad definida).

La vida en el astral parece en cierto modo muy parecida a lo que es la actividad de la Mente, es decir, muy escurridiza a la hora de "comprender", si bien muy ágil en cuanto a la creatividad y a lo que deseamos ocurra. Pero supongo que tan en cierto modo irreal como todo lo que nos planteemos en la Mente.

En la Mente podemos crear muchas situaciones, pero es sólo a base de irlas materializando como realmente construimos algo de esas situaciones.

Lo que requieren de "tiempo" y de correlaciones "espaciales" (modulaciones de formas y procesos), no solamente debe servir para considerar la vida terrestre (en la densidad material) como un factor limitante o distorsionador de la vida de la Unicidad. En el astral se desenvuelve la vida (esas experiencias) entre elementos que percibimos con la vista, el sonido y el olfato, de forma relativamente análoga a lo que percibimos con los sentidos físicos, aunque de una manera tremendamente más significativa (de más intensidad sensorial).

El "sentir", en lugar de llegarnos a través de lo externo (el tacto, la piel,...), nos llega internamente, inundando nuestro Ser de la sensación que emana o transmite aquello otro del que recibimos. Por tanto, como ocurre con las palabras y el pensamiento, no nos llega equivocado, sino desde lo que emana realmente el otro ser (digamos que a modo telepático hacia nuestro interior).

Las personas que acostumbran a ser conscientes en el astral, suelen decir que es allí donde se encuentran bien y quisieran quedarse, pero que "regresan" porque entienden que algo tienen que hacer acá, hasta que terminan por desconectarse de su cuerpo físico por la razón y en el tiempo que deba ser.

Esto me hace concebir que lo de tratar de "hacer el cielo en la tierra" no es una fantasía sin sentido vital. Si analizamos la historia en la Tierra, como época concreta de un proceso evolutivo de la Consciencia, la realidad de los reinos material, vegetal, animal y humano ha ido creciendo progresivamente hacia cada vez más sutilezas. Es decir, que cada vez se apartan más del mero "materialismo" o densidad para hacerse más sutil o alejado de aquella condición.

En las experiencias astrales se observan planetas y estrellas, y todo lo concerniente a la Naturaleza, si bien con más "vida" o intensidad vibracional y sensorial. Los Seres se mueven entre todo ello, como aplicación que les da sentido de ocupación de su "existencia"; y los "engancha" porque lo perciben todo con esa otra intensidad perceptiva, así como no se ven condicionados por factores de espacio (en sus traslaciones).

El hecho de que las sucesivas encarnaciones sean tan en línea y seguimiento de los procesos personales y no de forma aleatoria o inconexas las unas con las otras, nos hace entender que la vida encarnada (sensorializada en lo físico o material) tiene como uno de sus objetivos ir creando Materia cada vez más "viva", más sensible. Y en esto toma mucho sentido lo que percibimos al regresar del astral hacia el físico, cuando sentimos tan limitadas nuestras percepciones sensoriales, cosa debida a lo que hemos ido haciendo con el cuerpo físico al irlo condicionando con nuestros incorrectos hábitos hacia él, que en definitiva es lo incorrecto que hacemos hacia la personalidad con la que mostramos el proceso de nuestra Alma en su desarrollo de Conciencia individual.

Si... "Somos Almas, surgidas como 'Peculiaridades del Infinito', desarrollando 'Estructuras de Consciencia de nuestra propia singularidad'", el sentido de la vida en la Materia no es otro que el de irnos "diferenciando", pero no para mantenernos en una diferencia de Egos, de logros personales, sino para ir construyendo diferenciadamente cada uno de los Valores que constituyen el Uno Infinito del que procedemos como singularidades. Singularidades con un potencial igualmente infinito al que ir dando expresión manifiesta y no solamente sea circunscrito a la Potencialidad.

El "Árbol de la Ciencia del Bien y del Mal" no surgió improcedentemente, sino como elemento clave para todo este proceso evolutivo de diferenciaciones, gracias a las separaciones (reales en lo material pero virtuales en su esencia) de las diferentes e infinitas opciones de formas y comportamientos, reflejo de cada uno de los procesos singulares internos.


< < Subir a Inicio > >

Consideraciones de utilidad sobre lo Astral y lo Físico

Es importante consideremos que "lo que más somos en nuestra vida encarnada está en el Cuerpo Astral ", para desde esa conciencia tratar de intervenir de otro modo sobre nosotros mismos, pues ya no se trata de "pedir" a algo ajeno a nosotros mismos lo que deseamos ir desarrollando. El que piensa y pide es el mismo que escucha y sale luego para mover situaciones, así como cuando se "incorpora" de nuevo en el cuerpo. Desde dentro de los modos y posibilidades de la estructura corporal (orgánica, sensitiva e intelectual), el Astral está muy condicionado en sus intervenciones hacia las circunstancias de las que se verá envuelto en lo físico.

Teniendo en cuenta ese condicionamiento y profundizando más en cómo posibilitar al Astral encontrar menos obstáculos en su labor de poder equilibrar al cuerpo Físico a su regreso, el hecho de tratar de relajarnos antes de dormirnos para que el Astral pueda salir con más facilidad, centrados en el centro de nuestro pecho (corazón), adquiere otra dimensión de beneficios, y es ésta:

Es muy importante que esa "relajación" sea bastante lograda y completa del cuerpo. El Astral al salir, se recarga de energía y se equilibra de algún modo; equilibrio que luego tiene que inducir al cuerpo físico cuando se incorpora a él. Pero generalmente el cuerpo tiende a estar en las inercias usuales de la persona (preocupaciones, tensiones, ...), por lo cual no debe serle fácil algún reajuste del mismo. Pero si "dejamos" el cuerpo Físico equilibrado en esa relajación cuando nos vamos a dormir, apartado de deseos y tendencias, el regreso del cuerpo Astral puede tener una eficacia en aquel equilibrio muy interesante, a fin de implementar en la estructura corporal lo que antes de salir se planteó entre la conciencia física (el que "hablaba" y pedía) y el astral (el que "escuchaba").

Esto es algo similar a lo que llegué a concebir hace años de la importancia de arreglar en esta encarnación lo que deseáramos que apareciera ya arreglado o con fácil arreglo en la vida siguiente. Y digo esto porque la "recuperación" de afecciones orgánicas y psíquicas de las que tenemos en esta vida y que deseemos no tener para la vida siguiente, no se logra tardando más en volver (era lo que yo creía en un principio), sino no yéndonos hasta que no lo arregláramos al menos en parte.

Es también similar a lo que sabemos ocurre en esta vida cuando abandonamos una situación o una relación porque no la soportamos, pues allá donde vayamos terminaremos encontrándonos con una situación o persona análoga, ya que no debemos irnos de algo si aún no nos hemos sabido situar de buena manera ante ello, ya que es la Vida la que nos trae esas situaciones o personas para que arreglemos algo dentro de nosotros mismos.

También de todo esto se desprende la importancia del estado orgánico y anímico general con el que nos acostamos para entrar en el sueño (qué hemos ingerido, de qué círculo de energía venimos, qué estado de afectación o de agrado mantuvimos, etc.), pues es lo que condicionará las posibilidades de intervención del cuerpo Astral cuando regrese a incorporarse al físico.

Podemos constatar algo de esa realidad que somos del astral cuando comparamos lo que sentimos de nosotros mismos y lo que observamos al contemplarnos ante un espejo. En el astral tendemos a vernos en la consciencia que tengamos de nosotros mismo y sin los condicionantes orgánicos y visuales, por ejemplo, que tenemos aquí. Lo que yo he venido siendo consciente de mí mismo cuando "me percibo" en mis modos de pensar, sentir y actuar, es como más o menos me recuerdo de mis 18 ó 20 años; cosa diferente de cuando observo mi "imagen" externa en un espejo, pues en ella contemplo las circunstancias que se han generado en el Cuerpo Físico, es decir, en la estructura desde la que aquello que Soy, mi ser astral, se ve condicionado a intervenir en este plano, razón por la cual es de suma importancia saber nutrirla y adecuarla a los requerimientos que concibamos que la Vida nos hará para el cometido que el Alma que somos tenga como objetivo.


< < Subir a Inicio > >

Principio Primero del Kybalión

*** Con todo lo anterior podemos adentrarnos de mejor manera en lo que el Kybalión expresa en su Primer Principio, a fin de sacarle más partido a nuestra condición encarnada: ***

* Principio del Mentalismo.- "El TODO es Mente. El Universo es Mental."

La realidad substancial que se oculta detrás de todas las manifestaciones y apariencias bajo los nombres de "universo material" y todo cuanto es sensible a nuestros sentidos materiales, es espíritu, o mente infinita, universal y viviente.
Todo el mundo fenomenal o universo es una creación del TODO en cuya mente vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser.
Este principio explica la verdadera naturaleza de la energía, de la fuerza y de la materia, y el cómo y por qué todas están subordinadas al dominio de la mente.


< < Subir a Inicio > >

* * * * *