< < Ir al PORTAL de esta Web > >


[ creada el 23 marzo 2017 ]

Desentrañemos a la ConSciencia
(avanzando en la investigación sobre la ConSciencia)

He iniciado esta página con motivo de iniciar en la Red Social Shekinah un Grupo para el desarrollo que voy logrando acerca de lo que debe ser considerado del Alma encarnada que somos, así como de lo que ésta se vale para ir desarrollando la ConSciencia de la Peculiaridad que expresa del Infinito Potencial inmerso en lo Absoluto y que tiende a expresar como Singularidad del mismo. Considero que aporta novedades importantes respecto de lo que hasta este momento fui capaz de concretar.

Para poder adentrarnos en la Comprensión del Alma, primero debemos ir desentrañando las "herramientas" o elementos que ella misma genera para desarrollar la ConSciencia de su potencial peculiar desarrollado en los campos de la manifestación y que en lo terrenal llamamos Materia.

Expongo en primer lugar la imagen precedente, con diversos contenidos que iré desarrollando.

Lo que vamos a tratar de dilucidar aquí no es lo que Somos como realidad de Ser en sus planos Esenciales o primigenios, pues no nos llevaría a mucho en lo que precisamos conocer de nuestra realidad Manifiesta que llamamos "Alma encarnada", además de que nos perderíamos en elucubraciones dialécticas que de seguro no podrían abarcar la Inmensidad de tales circunstancias.

Partiremos, pues, del instante en que aquella, cada Alma en particular, se proyecta desde lo Absoluto hacia su Manifestación, como "Peculiaridad" del mismo, o lo que es igual, como "Peculiaridad del Infinito Potencial", para desarrollar la Conciencia de su propia Singularidad, es decir, del Matiz que del Aquel va a representar.

El Absoluto es la Integridad Plena, y como tal Integridad, al estar sus constituyentes Aunados, Unificados,... no se hacen manifiestos como Valores Diferenciados entre sí. Tenemos en esto el ejemplo de la Luz "blanca", del Rayo de Luz que no se percibe como algo Singular dentro de la inmensidad de Luz proyectada por el Sol. No obstante, cada Rayo tiene un contenido de valores diferentes, que para hacerse visible a factores de Conciencia, necesitan de un "factor de rompimiento de su integridad" como resulta ser un Prisma.

Lo que nos muestra ese proceso de rompimiento de la Integridad y la forma en que se hace manifiesto, nos da a conocer cómo es tal proceso, el mismo que ocurre en todo cuanto surge hacia su Manifestación desde la Integridad Absoluta donde Todo Es y de donde brota Todo cuanto tiende a Manifestarse, sin dejar de ser en ello Parte integrante de lo Absoluto, pues su manifestación consiste simplemente en "la proyección de su peculiaridad", como Luz que sobrepasa las fronteras de la Inmanifestación.

Aquí podríamos echar mano de lo que conocemos como Onda y Partícula, dos modos de poderse proyectar una misma realidad energética. Como Onda se puede concebir unida a la fuente, pero que como Partícula se observaría en aparente plena independencia.

La consideración de esta "diferenciada manifestación" de un mismo valor existencial tiene una trascendencia hasta hoy no considerada, de la que hablaré a continuación.

Como Partícula tiene Masa y una localización específica en el Espacio. Como Onda se extiende por el Espacio, a una velocidad definida pero sin Masa (sin factor Corporal). Desde el criterio actual de la Mecánica Cuántica, la Dualidad Onda-Partícula es un concepto según el cual no hay diferencias fundamentales entre ambos estados, donde las Partículas pueden comportarse como Ondas y viceversa. Esto dio lugar a considerarse que "toda Materia tiene una Onda asociada a ella", idea revolucionaria que en un principio no fue aceptada pero que más tarde dio lugar a un Premio Nobel. Los cuerpos macroscópicos también tendrían asociada una Onda, pero dado que su masa es muy grande, la longitud de onda resulta tan pequeña que en ellos sus características ondulatorias no se manifiestan de una manera detectable.

Se llegó a demostrar que no solamente los fotones y electrones tenían una "onda asociada", sino también los átomos y las moléculas, hasta el punto de denominar a las Partículas como una especie de "campo de materia" que se propaga por el espacio de modo similar a una Onda, por lo que tiende a decirse que las propiedades de tipo Onda que exhiben las "Partículas cuánticas" son consecuencia del modo en que se propaga el "campo de materia" asociado a ellas. No obstante, esta expresión no deja de ser un modo "materialista" de definir algo que se percibe pero que no se comprende.

Quedó determinado por tanto, que toda Materia presenta características tanto Ondulatorias como Corpusculares, comportándose de uno u otro modo "dependiendo del experimento específico", es decir, características Presenciales y Dinámicas, mas con factor Corporal (masa) o sin él.

Llegado a este punto de consideraciones, cuando conocemos el Principio de Constitución de la Materia, de la Tetrapolaridad formada por una Dualidad divergente y otra convergente, que en el caso de la Estructura Humana consiste esa última Dualidad en la unión del Cuerpo Físico (Cuerpo en sí mismo) y el Cuerpo Astral (cuerpo etérico o sutil), cada uno de ellos con clarísima característica de Partícula y de Onda (radiación o vibración), que según la capacidad sensorial (incluye la percepción extrasensorial muy desarrolladas en algunas personas) con la que lo observemos, pueden constatarse ambos factores asociados a la Presencia activa (dinámica) que completa las posibilidades de Manifestación de cuanto se expresa (fotón, átomo, molécula,... ser humano).

En las páginas "Estructura de la Conciencia" y "Proceso de la Consciencia" de la web "La Nueva Ciencia" se informa de lo que menciono en el párrafo anterior, pero en esta página lo iré desarrollando de otra manera, que pretendo sea más asequible, de cara al Grupo abierto en la Red Social Shekinah donde inicio su desarrollo pormenorizado, con el cual pretendo avanzar aún más de lo hasta ahora concretado por mí.

Retomando lo que exponía de cómo a través de su Proyección Manifiesta, a las Peculiaridades del Infinito se les hace posible el auto reconocimiento de su condición Singular, que podríamos decir que es en lo que consiste el enriquecimiento de lo Absoluto, sin que ello signifique un crecimiento o aumento de lo que en Sí lo constituye, pues se trata simple y llanamente de un Auto reconocimiento, a lo cual denominamos Autoconsciencia.

De esta consideración surge el deber llamar "Estructuras de Conciencia" (porque "aparecen" de una forma "organizada específica") a los elementos de los que se vale tal autoconsciencia, e igualmente llamar "ConSciencia" en sí al proceso resultante de la Singularidad vital que protagoniza el auto reconocimiento y al que considero debemos llamar sencillamente Alma (la singularidad vital). En otras palabras, el Alma es el Sujeto, y la ConSciencia es lo que logra en sí mismo.

Las Estructuras de Conciencia, partiendo desde la simplicidad absoluta (llevan entonces inherente la simplicidad absoluta conciencial), gracias a la Interacción con otras y al hecho de que en tales interacciones se Comparten de sí mismas, van paulatinamente generando la complejidad que le hace posible tal estructuración y, a partir de ella, el desarrollo de su objetivo, la ConSciencia de su Peculiaridad. Estructura que en su condición "humana" se caracteriza por la infinitud de factores orgánicos que aglutina dando lugar a un Cuerpo Físico, así como a lo que sobre él (en plena interacción) construye de Cuerpo Sensorial, y a partir de éste el Cuerpo Mental que hará posible la decodificación del significado de sus informaciones hacia su objetivo conciencial global.

El término "ConSciencia", fruto de la intervención conjugada de diversidad de elementos de Conciencia, adquiere tal expresión para diferenciarse del de "ConcienciaS", por cuanto éstas deben ir referidas al proceso diferenciado de los elementos que constituyen cada Estructura de Conciencia, como por ejemplo lo que desarrolla en sí el Cuerpo Físico, el Cuerpo Sensorial y el Cuerpo Mental, lo cual da lugar a la Conciencia del Cuerpo, la Conciencia Sensorial y la Conciencia Intelectiva; diversidad de ConcienciaS en un mismo Sujeto.

En la Estructura de Conciencia individual hay que considerar, junto con los 3 Cuerpos que hasta ahora he mencionado, lo que ha venido a denominarse el Cuerpo Astral o sutil, que es el que tiene en sí el Factor Vital Puente entre lo Manifestado y el Alma en sí misma. Mientras dicho Cuerpo Astral mantiene las constantes vitales (mediante su vinculación energética o vital) del Cuerpo Físico, el proceso Conciencial se mantiene así como su Estructura correspondiente.

En los procesos de Sueño o inconsciencia del Cuerpo Físico, cuando el Astral se "desacopla" y se aleja de aquel, esas constantes vitales sabemos que se mantienen a través del llamado "cordón de plata". Cuando dicho cordón se "corta", se origina la degradación de toda la Estructura de Conciencia (el Cuerpo, sus Sentidos y su Cerebro), degradación a la que llamamos Muerte.

Con tal "desconexión", el Cuerpo Astral puede experimentar diversidad de circunstancias y aspectos, todas ellas enmarcables en lo que denominamos "otros planos de existencia o de ser", ya de condiciones muy diversas y que por el momento no entran en este trabajo sobre el Alma encarnada. Entran dentro de trabajos específicos sobre el Cuerpo Astral, en los que paralelamente estoy procurando dilucidar. Tratar de considerarlo aquí nos serviría para "dispersarnos" del conocimiento de lo que en estos momentos de nuestra realidad encarnada debemos enfocar, que es hacia la responsabilidad de nuestro Aquí y Ahora.

Lo expresado hasta aquí da Razón de todo cuanto ha dado lugar a los infinitos Elementos micro cósmicos y macro cósmicos que pueblan el Universo, así como a sus incontables y constantes bucles o ciclos de inserción y regresión, todos ellos con un Gen de estructura específica que le hace posible permanecer en la Manifestación y, al mismo tiempo, posibilitarle su finalidad de desarrollo ConSciencial.

Todo cuanto en el Universo se hace "Manifiesto" surge de lo Absoluto (la Plenitud Inmanifestada) estructurándose en una Doble Dualidad (Tetrapolaridad) que le haga posible mantenerse en los Planos de Manifestación al posibilitar que algunos de sus elementos interactúen con los de otras Estructuras a través del hecho de Compartirse. Un ejemplo lo tenemos en los Enlaces Atómicos donde se comparten electrones para ir dando lugar así a mayor complejidad estructural.

Esa Doble Dualidad con la que se muestra cada Singularidad (tenga el grado de complejidad que tenga según el desarrollo ya logrado en sus manifestaciones), contiene Valores "Complementarios" de la forma siguiente: En una de ellas se aúnan los elementos que toman vida gracias a su Unificación o Conjunción, y la otra se constituye con los elementos que tienden a la Separación respecto uno del otro, en cuyo distanciamiento se les hace posible su doble cometido de Interacción con elementos de otra Estructura y también el enriquecimiento diferenciado de ésta.

Para comprender esto podemos considerar dos cosas diferentes. Una es lo que más arriba mostré de lo que ocurre en el Rayo de luz que atraviesa un Prisma (que de nuevo muestro aquí debajo tal imagen), que nos sirve para entender ese proceso en un Elemento básico de la Naturaleza física. La otra es referida al otro extremo de lo existente en la Naturaleza, y que también mostré antes con la imagen de la Estructura de Conciencia humana. De por medio hay todo tipo de formas de tales manifestaciones de estructura tetrapolar (en el ADN, en las radiaciones de Cuerpos radiactivos,...).

Dejo aquí este desarrollo, que continuaré en otra página, para ir parcelando el acometer lo que va surgiendo de este Asunto.

Angel Baña (23 marzo 2017, 15:30 h. Esp.)


< < Subir a Inicio > >

* * * * *