< < Ir al PORTAL de esta Web > >


[ creada el 22 marzo 2017 ]

Aliméntate de Vida
(si bien es un escrito extenso, cada par de
párrafos está referido a asuntos diferentes)


ÍNDICE de contenidos:
/// Motivo de esta página /// El Aire y nuestra respiración /// La Luz solar y el Agua /// Los pies en la tierra, el Calcio y la Diabetes /// La Leche y los Quesos /// Frituras /// La Actividad física y la Conciencia el Cuerpo /// Ante la proximidad de un Parto /// Vinagre y Cítricos /// Nuestro Hígado /// Los Pensamientos /// La Sal /// Lo Dulce y Los Dulces /// Alimentos Grasos /// Tabaco y Aceite /// El Cuerpo Sensorial /// Conclusión final ///

Esta página se ha creado a raíz de una solicitud sobre orientación para salir de una Depresión profunda, si bien su contenido es válido para cualquier persona que desee conocer qué es realmente Nutrirse de Vida, e igualmente saber qué tiende a impedírselo.

No se trata de hacernos Vegetarianos y abandonar la nutrición Animal, pues en los hábitos tradicionales vegetarianos hay muchos factores de degradación del Cuerpo y de la Mente. Pero iniciemos esta aportación considerando asuntos importantes de los que Nutren nuestra Vida, la Vida de desarrollo de la ConSciencia al que venimos cuando nuestra Alma se encarna.

Lo más esencial es el Aire que respiramos, la cualidad del mismo y la forma en que lo hacemos.

Con nuestra primera respiración al nacer, comienzan las posibilidades de desarrollo de la Conciencia. A partir de ahí iniciamos la interacción con todos los modos de ser, de sentir y de pensar que se han ido manifestando en la atmósfera psíquica de este Planeta.

Estar alineados con la Vida requiere de Aire, de Luz solar y de Nutrición "digestiva", en este orden de valoración.

Del Aire no solamente debemos considerar importante al Oxígeno, aunque sea esencial para todas las funciones orgánicas y que nos proporciona la cercanía a la Naturaleza y que transporta los Vientos. En ello es esencial mantener ventilados los lugares donde habitamos. Un exceso de Calor puede significar carencia de tan preciado elemento.

El otro elemento importante del Aire, muy abundante en la atmósfera terrestre y que da a ésta el color azul que la caracteriza, es el Nitrógeno. Éste va a posibilitar la actividad cerebral necesaria para el desarrollo de la Conciencia. Es el componente esencial en los procesos de formación de las Proteínas (elementos nitrogenados), por lo que si nos ejercitamos en una respiración profunda y serena, con el fin de hacer posible la intervención en ello de toda la amplitud de nuestros Pulmones, menos precisaríamos de la ingestión de alimentos proteínicos que con facilidad entorpecen el desarrollo de sutilezas de nuestra Conciencia, por otras sustancias nutrientes que lo acompañan, especialmente las de condición grasa. Tal modo de respirar, sereno y profundo, aporta también mayor capacidad a la Conciencia de percibir los contenidos de aquello que vivenciamos. No olvidar la importancia de esto, pues la razón de encarnar es el desarrollo de la Conciencia, que posibilitará el de la ConSciencia.

Si bien se dice del Nitrógeno que no lo asimilamos directamente de la atmósfera con nuestra respiración y que se precisa tomarlo a través de los alimentos proteínicos, una cosa es la nutrición Corporal y otra la actividad Mental, que también hace demanda de él, pero que para tal función es de perfecta utilidad el existente a nivel atmosférico, de donde cobra sentido que lo precisemos menos como ingesta sólida. Esto es algo en lo que quien aquí lo expresa tiene suficiente experiencia personal.

El Nitrógeno, utilizado en los circuitos de refrigeración y acondicionamiento de aire, tiene la característica de "frío", por lo cual, las atmósferas caldeadas de interiores estarán muy carentes de él, y de aquí la importancia de una mínima renovación del aire para que nuestro cerebro pueda intervenir en todo aquello que precise la superación de estados emocionales o anímicos no oportunos.

Para que las estructuras cerebrales de toma de Conciencia puedan intervenir, es necesario que nuestra Respiración sea por vía nasal (al inhalar y al exhalar). Si respiramos por la boca, en lugar de nuestra capacidad consciente, se estimulan nuestros estados emocionales, algo no oportuno si necesitamos superar alguna condición anímica.

La Luz Solar es el factor revitalizante que absorbe nuestro Cuerpo Sutil, al que denominamos Cuerpo Astral, para que nuestro Cuerpo Físico (vegetativo) cumpla la función de desarrollo sensorial y cerebral que haga posible el Discernimiento, de donde en última instancia se enriquece la ConSciencia. No es necesario el Sol directo pero sí la Luz solar de una mínima intensidad en algunos momentos del día.

En los países nórdicos donde la Luz solar llega muy debilitada, los estados anímicos tienden a manifestar carencias de estímulo y los suicidios son frecuentes.

La tonificación que nos proporciona en el Cuerpo el uso del Agua mediante duchas, es algo que suele negarse la persona depresiva, así como la tonificación con la Luz solar y el Aire fresco, motivo por el cual, unido a una deficiente e incompleta respiración nasal, le cuesta salir de tal estado. Y si a esto añade sustancias medicamentosas que tienden a distorsionar la función Hepática, dicho estado tenderá a hacerse crónico.

Otro asunto importante a considerar para la eficacia de nuestra actitud vital es el abastecer a nuestro organismo físico del suficiente Calcio que nos permita tener "los pies en la tierra", para desde ahí poder enfocar nuestros estados anímicos y la actividad cerebral enfocada a lo que debe ser en cada momento. Este es el cometido esencial que viene a cubrir la lactancia materna tras nuestro ingreso como ciudadanos terrestres, con el fin de "ubicarnos" en nuestra condición de encarnados, haciendo que nuestros procesos mentales abandonen la abstracción propia de los planos de donde venimos y puedan aplicarse al desarrollo de Conciencia.

La reciente proliferación de la Diabetes tiene como fundamento la considerable disminución del Calcio "orgánico" en nuestras vidas, justificado en principio por intereses comerciales que para introducir en el mercado a la Soja inició una gran campaña de desprestigio de la Leche de vaca, el elemento más rico en aporte de tal elemento y de mejor asimilación. Pero esa inicial "justificación" que mencioné, encuentra fundamento en la tendencia humana tan generalizada de dar rienda suelta a nuestros factores mentales de Imaginación que nos permitan alejar la conciencia de la realidad frustrante que vivimos, y ensoñar despiertos con otras circunstancias. Este estado mental se logra cuando bajamos considerablemente de nuestro organismo la tasa de Calcio (insisto: "orgánico" y no el inorgánico que se añade a los alimentos comercializados).

Una fuerte prueba de que todo este asunto del Calcio y la desvalorización de la Leche va surgiendo desde la incidencia mercantilista (intereses comerciales multinacionales), desde la desviación de nuestros sensores orgánicos acerca de lo que va a favor o no de la Salud, e incluso desde lo que hoy día tiende a justificarse desde opciones de "defensa" a los animales (movimiento por los derechos de los animales), la tenemos en los Quesos.

Los Quesos, y de forma muy especial los viejos o secos (precisamente los más cotizados), son los alimentos de mayor degradación de las funciones orgánicas (renales, circulatorias, hepáticas e intestinales), así como los que inducen a la Mente a imposibilidades de sutileza que permitan a la Conciencia estados de mayor amplitud y profundidad en su cometido esencial humano. Precisan en su elaboración gran cantidad de Leche, y para nada son considerados "negativos" en aquellos tres órdenes de consideraciones que antes apunté, siendo además muy "preciados" y que suelen estar presentes en todo tipo de régimen alimenticio (vegetariano, no vegetariano, y en los "animalistas"). La densidad que aporta a los fluidos vitales (linfa y sangre) genera todos esos procesos anómalos en el Cuerpo y en la Mente.

Los diversos detalles de la imagen no son aleatorios:

Otro elemento que suele estar introducido en la Nutrición de las personas tendentes a la Depresión son los alimentos que hacemos pasar por la Sartén, como las Frituras, o bien previo al cocinado con el tan popular "sofrito". Ambos modos degradan de tal forma los aceites utilizados (sean de maíz, girasol o de oliva, etc.), que resultan degradadores de la función Hepática, responsable de los estados anímicos (entre muchas otras funciones orgánicas y psíquicas importantísimas) de la persona.

La Actividad Física no es sólo propia de lo "deportivo", si bien en ello se tiende a desarrollar la atención Corporal considerablemente, aunque no muy adecuada en su forma habitual, ya que no se considera la interrelación que existe en toda la estructura corporal con toda la estructura del cerebro y las posibles facultades de ésta.

Desarrollar la Conciencia del Cuerpo, dando vida a sus diversas articulaciones y elementos musculares que le posibilitan las diferentes funciones motrices (también el cómo respiramos, entre otras muchas), es fundamental para poder desarrollar las funciones Sensoriales y Cerebrales con la coherencia necesaria que precisa la toma de Conciencia de nuestra realidad presencial en este plano de densidad regido por Dualidades complementarias que posibilitan la manifestación de la Peculiaridad que como Almas singulares venimos a desarrollar.

Cuando nos "vamos" del Cuerpo y nos mantenemos casi de forma constante en actitudes emocionales o en actitudes mentales, difícilmente daremos a éstas la eficacia que precisan para conducirlas a lo que nos puedan aportar en positivo, además de que nos resultará difícil el "cortar" ese bucle que se genera en nuestra mente y en la actitud anímica. Por ejemplo, en estos momentos en que voy por este punto del presente escrito, soy consciente de que preciso ponerme ya en la actividad física (tengo mi propio gimnasio en casa) que deseo hacer, a fin de desconectarme un poco de lo que llevo cerebralmente elaborando, y así equilibrar mis energías con los ejercicios que concibo y gusto debo hacer para apartarme de lo cerebral y enfocarme a la Conciencia de lo que ocurre en mi Cuerpo con esos ejercicios, dinámicos y de fuerza, con lo cual estaré cultivando también el Cuerpo Sensorial que me informa de varios procesos internos que se activan en ello (estoy atento a cómo respiro, cómo reacciona la musculatura que intervenga, cómo va mi corazón, etc.), sin música que me impida estas percepciones, y en algunos momentos de mayor esfuerzo con los ojos cerrados, para percibir más internamente.

El apartarme de la actividad cerebral que menciono en el párrafo anterior, para "irme al cuerpo", lo haría igualmente si se tratara de estar viviendo un estado emocional no positivo, o si en mi cuerpo percibiera alguna tendencia a estado de alteración de la salud, como por ejemplo síntomas de tendencia a lo gripal. Mi experiencia en esto ha sido que haciendo intervenir un desarrollo oportuno de la estructura corporal que tal estado manifestara que está en déficit de energía, el regresar a un estado de normalidad orgánica puede ser de inmediato, si me apliqué suficientemente y de la forma correcta a su correspondencia en lo funcional corpóreo (área corporal, su dinámica y acción muscular, y la forma de respiración y tono cardiaco procurado). Esto lo escribo haciendo un paréntesis en lo que ya estaba preparando para los ejercicios a hacer y que antes comenté.

En mi regreso a este escrito me he procurado imágenes de los aparatos que componen mi gimnasio particular y que muestra la imagen de arriba. En ellos, los ejercicios que tiendo a hacer son mucho más variados de los que usualmente se ejercitan. la Imaginación es una cualidad importante en toda faceta humana.

No creo que haga falta decir que no son estos los instrumentos que recomiendo a la persona Mujer para ejercitarse en su Cuerpo, pues no se trata en ella de desarrollar musculación o actos de "fuerza", aunque muchas hoy día se empeñen en ello. Debieran ser ejercicios aeróbicos donde si bien intervienen todos los miembros del cuerpo y se toma conciencia de cuando intervienen ejerciendo alguna fuerza o en estiramientos, lo fundamental es desarrollar la intervención de toda su estructura, así como la de coordinación entre brazos y piernas, y los de una lateralizad respecto de la otra. E igualmente los modos de la respiración y ritmo cardiaco.

En este intervalo de tiempo tuve una llamada telefónica de una de mis sobrinas, a punto de dar a luz a su primer hijo, y lo que me consultó, que no encuentro darle cabida en otros lugares, lo dejo aquí mismo por cuanto es algo que puede ser de utilidad a las "parturientas". Aparte de querer saber en qué zona del Pie se refleja la matriz para que su marido pudiera darle masaje (muy suavemente) cuando estuviere en la sala de partos del hospital, a fin de ayudar al proceso, quiso saber de la alimentación más oportuna. A este respecto, sugiero la ingesta de la legumbre "garbanzos", bien cocinada, muy rica en elementos alcalinos que aportan fuerza muscular, así como patatas horneadas o al vapor, preparadas con la piel por la riqueza que de potasio se encuentra justo bajo ella (quitarla al ir a consumirla). Y como alimentos contraindicados que harían incrementar la faceta "dolor" de la tensión muscular propia de las contracciones, serían, en primer lugar el vinagre, y tras éste el zumo de limón, así como los de frutas cítricas o fruta ácida en general. Lo ácido tensa la fibra muscular y nerviosa de manera inapropiada, pudiendo generar contracturas en situaciones críticas tensionales.

Retomando la alimentación vital y desde algo mencionado en el párrafo anterior, indicar que las sustancias Ácidas como el Vinagre (tanto de vino como de manzana), resultan ser un estimulante orgánico con bastante costo nutricional (neutraliza elementos alcalinos necesarios para diversas funciones orgánicas), al cual se tiende a usar ante la falta de verdaderos nutrientes que aporten "capacidad" en el acometimiento de nuestro quehacer diario. Más que a la Vida nutre al Estrés y a las tensiones internas. Puede llegar a generar descontrol del sistema nervioso y la deformación articular que denominamos Artrosis. El zumo de Limón, aunque no es tan radical como el vinagre, se le acerca bastante, y lo mismo si es zumo abundante de cítricos, e incluso la propia Vitamina C (ácido ascórbico) en dosis considerable.

Dado que en los estados anímicos depresivos, el Hígado es el primer órgano que muestra estar afectado, el zumo de Naranja, si no se padece de calambres musculares o dolores articulares, es muy recomendado, ya que ejerce sobre el Hígado una acción estimulante funcional.

Por contra, afectan al Hígado negativamente los alimentos (o sustancias medicamentosas) ricas en Azufre, donde el de mayor exponente es el Ajo. Añadido discretamente en las comidas no tiene por qué afectar, pero sí si lo que le ponemos son varios dientes de ajo (hay quienes usan una cabeza completa). Cercanos al ajo están las cebollas, cebolletas y diversas hortalizas de sabor picante, pero éstas si es que las consumimos crudas (por ejemplo en ensaladas), afectando también a la función del estómago y del páncreas. Usadas en los guisos (hervidas) resultan muy beneficiosas para lo respiratorio, renal y dérmico. Por supuesto que las especies Picantes son nocivas para el Hígado.

Al igual que en una frutería, por ejemplo, encontramos alimentos de cualidades diferentes y podemos optar por unos u otros, en la Atmósfera Psíquica terrestre a la que accedemos a través del Aire que respiramos, encontramos muy diversos modos de nutrir nuestros Pensamientos. Estos, aunque así lo creemos, no surgen de nuestro interior, sino que tratan de alojarse en él como energías libres que son y que entre todos los humanos elaboramos, buscando ser evolucionados hacia otras formas más sutiles del Pensamiento humano.

Permitir (darle "cancha") que intervengan en nuestra Mente aquellos que no nos conducen a actitudes y estados anímicos satisfactorios y eficaces en lo que precisamos resolver de nuestra vida, es algo que está en la Voluntad de cada cual, y es por eso que somos responsables de lo que permitimos nos nutra por tal vía. Vienen a mostrarnos lo que en nosotros estamos dados a pensar o mostrar anímicamente, para que reconsideremos nuestras actitudes y optemos por lo que sea coherente con la personalidad que valoramos o valoraríamos en nosotros mismos. El modo en que nutrimos al Cuerpo por vía digestiva y los modos de nuestra Respiración, son factores importantes tanto para la canalización de pensamientos inapropiados, como para poder salir de ellos, según las apliquemos.

La Sal (cloruro sódico) es un elemento necesario para la función Gástrica, Intestinal y Cardiaca (toda comida cocinada debiera estar en el punto oportuno de sal y no sosa), pero si la consumimos más de lo oportuno, al igual que puede hacer tender a la Taquicardia (exceso de actividad cardiaca), a Úlceras estomacales (por exceso de secreción clorhídrica), a afecciones de la Piel y del sistema Respiratorio (por debilitamiento de sus funciones), también puede afectar al Hígado por tender a inhibirlo de sus funciones, siendo así que un exceso de salado nos lleva a la introversión, que si ocurre en persona tendente a lo depresivo, la conducirá hacia el pesimismo y le costará más salir de tal estado, pudiendo ser oportuno en estos casos el uso de la Miel (induce a la exteriorización, el optimismo y la dinámica).

Ya que ha surgido hablar de la Miel, sobre "lo dulce" hay algo importante a considerar. Y es esto el que no es lo mismo "lo dulce" que "los dulces". Esa simple "s" añadida trastoca totalmente sus efectos en el área de la Salud física y Mental.

Los Dulces (pasteles), además de un contenido de glucosa o análogo, contienen mucho contenido Graso y, generalmente también, de Sal. Los diversos tipos de Grasa que suelen llevar para mantenerlos blandos en el tiempo y "apetitosos" para muchos paladares, son los responsables de la obesidad que se le atribuye a "lo dulce", cuando éste (lo dulce) es realmente de efecto contrario, ya que estimula a la dinámica y no tiende a almacenarse bajo la dermis ni obstruir los circuitos sanguíneos y especialmente los linfáticos, como sí hace lo graso. En esto, una vez más el Subconsciente nos gasta malas pasadas, confundiendo a la Conciencia para hacernos creer que estamos obrando adecuadamente, pero que en el fondo estamos recurriendo a "satisfacciones" gástricas que compensen de alguna manera las insatisfacciones de nuestro modo de vivir, que a la larga (y no tan larga) se vuelve contra nosotros mismos al darnos cuenta de lo que estamos haciendo en el Cuerpo.

Y otro asunto de apariencia intrascendente que hacen los Alimentos Grasos y que nos pasa desapercibido porque no cultivamos los sensores internos de lo que ocurre en momentos especiales en nuestro organismo y en nuestra mente, es el que al densificar los fluidos orgánicos y los entramados celulares, bajan de tal manera los estados vibracionales de la Mente que nos inducen a actitudes y pensamientos propios de lo material, con mucha dificultad de enfocarlos con eficacia hacia sutilezas que precisan las energías de lo Espiritual, donde se asienta el desarrollo de la Conciencia de la Verdad que debemos ir constatando del sentido de nuestra manifestación encarnada, a fin de poderle dar coherente aplicación a nuestro comportamiento cotidiano.

En esto de impedir tomas de Conciencia, los Aceites y el Tabaco cumplen un papel eficacísimo. Dicho papel es el de, en el caso del Tabaco, inhibir la intervención de las áreas cerebrales que posibilitan tomar Conciencia de la realidad que vivimos, con lo cual nos resulta "más llevadero", pero que tanto distorsionan el sentido de lo que venimos a hacer a través del acto de encarnar, que es el de desarrollar ConSciencia. Y este hábito es fácil hallarlo incluso en personas que parecen mostrar su interés por tal labor enfocada al ámbito espiritual, es decir, al desarrollo de su condición de Alma.

El aporte especial de Oxigenación y de Nitrogenación que precisan esas áreas cerebrales de toma de Conciencia, lo sustituimos por los contenidos del aire que transita a través del acto de fumar, cuyo bloqueo de intervención neuronal se mantiene considerablemente en el tiempo. De esta manera, lo que podríamos resolver con una Respiración pausada y profunda por vía nasal (y con el tipo de aire oportuno) para "tomar fuerza racional en vislumbrar lo que debemos superar de los apegos emocionales que nos mantienen en la insatisfacción de nuestras circunstancias", nos sumergimos cada vez más en esa inoperatividad vivencial.

El otro factor de inhibición de Conciencia, el Aceite, interviene dificultando la permeabilidad de las mucosas pulmonares y, al mismo tiempo, la fluidez del flujo linfático por donde discurre la energía racional que tiene como misión el Discernimiento. Además, cuando es la alternativa que buscamos inconscientemente al Tabaco, es la causa de que al dejar éste aumentemos de peso.

Además del Cuerpo Físico como tal, al que debemos denominar "vegetativo", es importante mantener debidamente disponible a nuestro Cuerpo Sensorial, que se ejercita a través de los sensores ubicados en aquel y que denominamos los 5 Sentidos, cuyas informaciones tienen la finalidad de aportar datos al Cuerpo Mental de la valoración y sentido que tiene todo aquello en lo que nos inmiscuimos y lo que enfocamos hacia nuestro interior por ellos (lo que degustamos, olemos, vemos, oímos y sentimos).

En este ámbito sensorial, el uso de Sabores, Olores y Sensaciones fuertes, va embotándonos y precisando cada vez sensaciones, olores o sabores más fuertes a fin de poderlos percibir y satisfacernos así en el apetito emocional. Lo muestran con claridad la Vista y el Oído, que a más intensidad lumínica o de sonidos, mayor pérdida de tales sentidos se manifiesta en nosotros.

Por contra, si nos educamos en el hábito de alimentos naturales y de aparente poco sabor, así como música suave y momentos de silencio, olores sutiles de la propia naturaleza y percepciones dérmicas desde la suavidad de formas, nuestro cuerpo Sensorial adquirirá la destreza necesaria para informar al Cuerpo Mental de las sutilezas que se contienen en los niveles por donde discurre la información de lo cercano a las expresiones del Alma y las manifestaciones que de ella surgen hacia nuestras circunstancias vivenciales, lo cual se precisa para superar los estados de desánimo que genera el oscurantismo en el que vivimos cuando somos presa de los Sentimientos de carencia de los muy diversos factores y circunstancias que habitualmente aparecen en nuestra Mente.

Con todo lo hasta aquí expuesto y con la intención de darle finalidad por el momento a este escrito, vemos que no se trata de qué tipo de Alimentación llevar, sino considerar "pequeños" pero muy importantes detalles dentro de ella, y que no se circunscribe al ámbito de lo gastronómico, sino en todas las facetas que abarca nuestra condición Humana, es decir, nuestra condición vivencial hacia la ConSciencia.

Angel Baña (21 mazo 2017, 22:10 h. Esp.)


< < Subir a Inicio > >

* * * * *